H I S T O R I A


La finca  L O S  T A N Q U I L L O S  pertenece a la familia Viera-Hernández a partir de los años 70 cuando Frascorra, la abuela de la familia, decide adquirirla.

Nacida en la isla de Lanzarote, llega a Gran Canaria junto a su marido Don José estableciendo su lugar de residencia en el sur de la isla. Tras recorrer todos los rincones de la zona árida del sur de Gran Canaria, queda fascinada con el pueblo de Ayagaures por sus embalses y su continuo flujo de agua. Allí decide establecer su finca de cultivo y cuidado de animales.

Muchas son las horas que Frascorra dedicó a la finca. A primera hora de la mañana se desplazaba hasta las fértiles tierras para recoger los frutos del trabajo agrario y distribuirlo entre sus familiares y amigos.

Pero Frascorra no se caracterizaba sólo por ser una persona trabajadora, sino por su caracter festivo. Amaba los días de fiestas y reuniones con los suyos. La finca era el lugar idóneo para pasar una alegre jornada comiendo y bebiendo mientras se jugaba al tradicional juego de la petanca.

Por todo ello y en recuerdo a tan amada conejera en tierras de Gran Canaria, se decide seguir con la tradición que ella un día comenzó.


 

Frascorra junto a sus primas Caruca, Nocita, Chara y Marore
Frascorra junto a sus primas Caruca, Nocita, Chara y Marore
Detalle puerta habitación de TV en recuerdo de Frascorra
Detalle puerta habitación de TV en recuerdo de Frascorra
@los_tanquillos Los Tanquillos